Consejos del Consumidor

Los niños que viven en la pobreza aun siguen recuperándose de la pandemia: 3 maneras efectivas de ayudar

(BPT) - A medida que las orientaciones estatales y federales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se hacen menos estrictas, se evidencia un cauteloso optimismo en todo el país. Parece que, para muchos, el “final” se hace más cercano mientras tratamos de volver a una sensación de normalidad.

Sin embargo, en muchas personas, específicamente los niños, los efectos a largo plazo y las penurias provocadas por la pandemia, siguen siendo una realidad aun presente y continua de la vida. La gravedad de la recesión inducida por la pandemia ha incrementado la inseguridad alimentaria y la pérdida de empleos. Los cierres generalizados de escuelas, conjuntamente con los altos costos y las exigencias del cuidado infantil, han dejado a numerosos niños sin la seguridad de las comidas escolares, y a muchos padres, en su mayoría madres, sin otra posibilidad que tomar la difícil decisión de abandonar sus empleos.

La cantidad de niños y familias que viven en la pobreza en Estados Unidos ha aumentado. De hecho, un estudio reciente realizado por el Centro sobre Pobreza y Política Social de la Universidad de Columbia (Center on Poverty & Social Policy at Columbia University), revela que la pobreza infantil mensual alcanzó un máximo estimado de 21.4 por ciento en agosto de 2020, en comparación con el 18.7 por ciento reportado antes de la crisis (Monthly Poverty Rates in the United States during the COVID-19 Pandemic).

Tres maneras sencillas, pero efectivas, de poner fin a la pobreza infantil

Aunque la necesidad de apoyar a los niños desatendidos es enorme, hay innumerables maneras de que nuestras comunidades puedan trabajar unidas y crear cambios. Participe hoy mismo en uno de los siguientes programas:

1. Donar fondos al “Día de la Nariz Roja” en Walgreens (en línea, en los establecimientos o en la aplicación de la compañía)

Por séptimo año consecutivo, el “Día de la Nariz Roja” (Red Nose Day) regresa a Walgreens con la icónica Nariz Roja en forma digital. Este año, Walgreens se complace en presentar la “Nariz Roja Digital”, proporcionando una manera de reunión virtual para concientizar, recaudar fondos y apoyar a los niños necesitados en medio de la actual incertidumbre.

A partir de ahora, y hasta el 31 de mayo, los clientes pueden obtener su Nariz Roja Digital donando en línea en el sitio web Walgreens.com/RedNoseDay. La donación desbloqueará un filtro especial de Nariz Roja Digital que se puede compartir en Instagram, Facebook o Snapchat. Walgreens exhorta a los donantes a mostrar su espíritu del Día de la Nariz Roja compartiendo una autofoto o selfie usando su Nariz Roja Digital, etiquetando @walgreens, #NosesOn, e invitando a amigos y familiares a hacer lo mismo. Los clientes también pueden donar en los establecimientos o, por primera vez este año, los miembros de myWalgreens pueden donar sus recompensas Walgreens Cash por medio de su aplicación Walgreens.

Red Nose Day tiene el objetivo de poner fin a la pobreza infantil — una nariz a la vez — mediante la financiación de programas que mantienen a los niños seguros, sanos, educados y empoderados. Incluso una simple donación de $1 puede afectar positivamente la vida de un niño proporcionando comidas nutritivas, servicios educativos, refugio seguro y más.

El cien por cien de las donaciones se destinará al Día de la Nariz Roja, para financiar iniciativas de organizaciones beneficiarias asociadas como Boys & Girls Clubs of America, Children's Health Fund, Covenant House, Start Early, City Year, Feeding America, International Rescue Committee, Brotherhood Sister Sol, Amref y otras que se dedican a ayudar a niños desatendidos.

2. Entrega de donaciones a organizaciones locales

En todo el país, los niños que viven en o bajo el nivel federal de pobreza necesitan recursos básicos y artículos esenciales. Para contribuir y luchar por los niños necesitados, considere donar artículos a instituciones benéficas y organizaciones locales que recolectan suministros para todas las edades.

Entre esos artículos se pueden incluir zapatos que ya no les sirvan a sus hijos, abrigos de invierno u otras prendas esenciales. Cuando se acerque el inicio del nuevo curso, considere donar mochilas o útiles escolares que los niños pequeños puedan necesitar en sus aulas.

Los impactos de la pobreza a una edad temprana pueden perdurar en un niño hasta la adultez, y están vinculados a una mayor incidencia de accidentes, enfermedades crónicas y problemas de salud mental a lo largo de la vida (National Academy of Science USA). Por tal razón es tan crucial brindarles ayuda a estos niños directamente en el sitio donde habitan, y ponerlos en contacto con los recursos esenciales de alimentos, ropa, seguridad y salud.

Las donaciones de cualquier tipo pueden ayudar a romper ese ciclo de pobreza, creando igualdad de condiciones para los niños que han sido históricamente desfavorecidos o ignorados.

3. Preparar donaciones de alimentos

Los cierres de escuelas debido a la COVID-19 han revelado la abrumadora cifra de niños que dependen de las comidas escolares debido a la falta de alimentos en casa. La nutrición en la infancia influye en la salud actual y futura de los niños. Sin embargo, 13 millones (1 de cada 6) pueden experimentar inseguridad alimentaria en 2021 (Feeding America).

A medida que se acerca el verano, la necesidad de proporcionar acceso a fuentes vitales de nutrientes para que los niños estadounidenses se mantengan en movimiento, jugando y activos, es aun mayor. Automatice su donación incorporándola a una actividad que ya esté realizando.

Cuando compre víveres en línea, considere un segundo pedido de comestibles no perecederos para enviar directamente al almacén local de alimentos. Deje una caja en su automóvil, y la próxima vez que vaya a buscar un medicamento, llévelos a un refugio local. Ponerse en contacto con organizaciones locales dentro de su comunidad, para aprovechar oportunidades de distribución voluntaria con distancia social de alimentos a niños y familias que lo necesitan, también es una gran manera de hacer algo por la sociedad.

Aunque muchos están empezando a sentir que el peso abrumador de la pandemia se está aligerando, existen otros tantos que todavía están sufriendo sus efectos persistentes, particularmente los niños que viven cerca y por debajo del nivel de pobreza.

Si bien es probable que los impactos de esta recesión perduren en los próximos años, todos podemos trabajar unidos para tomar pequeñas medidas que contribuyan a la solución.

]]>